Alguien dijo que no podía hacerse

Alguien dijo que no podía hacerse, pero él respondió, con una sonrisa, que tal vez fuera verdad, pero al menos quería intentarlo.

Alguien se burló: “Bah, nunca lo conseguirás, nadie ha sido capaz de hacerlo”. Pero él se quitó el abrigo y el sombrero y se puso manos a la obra.

Son muchos los que te dicen: “No puede hacerse”. Muchos los que te auguran el fracaso. Muchos los que señalan, uno a uno, los peligros que te acechan.

Toma aire, sonríe, quítate el abrigo e intenta hacerlo, tan solo céntrate en hacer lo que no puede hacerse, y lo harás.

Anuncios

Se acabaron las vacaciones

Hoy el mundo vuelve a echar a andar. Regresamos al trabajo, los niños al colegio (en unos días)… No hay vacaciones eternas. De modo que muchos se tropezarán con el síndrome postvacacional. ¿Cómo hacerle frente? El comienzo del curso ha de arrancar con una importante dosis de ilusión. La clave reside en enfocar correctamente los periodos de vacaciones y el trabajo. Lo asegura la directora del grado en psicología de la Universidad Internacional de La Rioja, María Soria, que considera que ambos periodos son “dos caras de una misma moneda”.
En este sentido, destaca la importancia de “no percibir el comienzo de la rutina escolar o laboral como una pérdida, sino como un nuevo ciclo del que podemos obtener aprendizaje y momentos provechosos” y ha insistido en que el trabajo “no debe concebirse como un aspecto penoso en el tránsito vital”. De lo contrario, la vuelta a la rutina tras unas largas vacaciones puede provocar un estado de ánimo de tristeza que puede provocar irritabilidad, pérdida de apetito y alteraciones en la motivación, el sueño, la concentración y la capacidad de atención sostenida. En el caso de los niños, puede provocar también una mayor frecuencia de “rabietas” y desgana en el juego, según ha indicado Soria. Nuevos retos, objetivos y actividades ayudan a facilitar el regreso de las vacaciones.
fin vacaciones
Por otra parte, la psicóloga ha recomendado volver a adoptar rutinas relacionadas con el sueño o los hábitos de alimentación antes de finalizar las vacaciones de modo que los últimos días “se asemejen a los de durante el curso” a fin de lograr una transición lo más suave posible. Además, ha apuntado a la perspectiva de nuevos retos, objetivos y actividades estimulantes que se llevan a cabo durante el periodo escolar o de trabajo, como una visión que contribuye a facilitar el regreso de las vacaciones.
“El comienzo del curso ha de arrancar con una importante dosis de ilusión”, ha insistido Soria, en relación a la vuelta al colegio de los niños, y ha explicado que esto puede lograrse tanto a través de las compras que se realicen para el nuevo año escolar como en las palabras que se utilizan para referirse a la nueva etapa, entre otros aspectos.

EUROPA PRESS