Coaching sí, pero Coaching de calidad

Si bien es cierto que algunas personas están empezando a descubrir qué es el Coaching y los beneficios que aporta, son muchas las que conocen sobradamente esta disciplina, en especial las grandes empresas. En algunos casos, ya han contratado servicios de Coaching con anterioridad, obteniendo resultados muy satisfactorios. Pero también es cierto que algunas compañías han pasado por experiencias no tan satisfactorias, con la consiguiente pérdida de tiempo y dinero. Y, lo que es peor, generando la reticencia de las personas que pasaron por un proceso (o por parte de él, puesto que en ocasiones no los llegaron a terminar) que más bien les resultaba molesto y al que no le encontraban el sentido. Este tipo de experiencia aportó a las empresas que la vivieron un aprendizaje: Coaching, sí, pero Coaching de calidad.

Pero ¿cómo sabe una empresa que el Coach al que contrata le va a ofrecer de un servicio Coaching de calidad? Gracias a las certificaciones.
Un estudio llevado a cabo por PwC para ICF en 2012 reflejó que uno de los principales criterios de selección de un Coach es una certificación de ICF. Muchas empresas saben que contratar a un Coach certificado por ICF supone una garantía de calidad: ICF es la mayor entidad reguladora del Coaching a nivel mundial y pionera en la auto-regulación de la profesión. Un Coach certificado por ICF se ha formado en profundidad, ha demostrado sus competencias pasando un riguroso examen y cuenta con una experiencia profesional demostrable.

Por otro lado, cada vez son más las empresas que optan por la certificación de sus profesionales, en especial del departamento de Recursos Humanos, que obtienen de esta forma herramientas que aportan un alto valor añadido a la empresa y que, llegado el momento de contratar un Coach, están perfectamente preparados para detectar “sucedáneos”.

SILVIA LACRUZ – DIRECTORA DE SLC COACHING Y COORDINADORA DE ICF ARAGÓN

 

Anuncios