El Coaching en la empresa

Cada día más, la palabra coaching, y en concreto el coaching en la empresa, es algo que se va incorporando a nuestro lenguaje cotidiano, si bien el significado de este concepto empieza a desvirtuarse precisamente por esa generalización que se ha producido en los últimos tiempos.
El coaching en la empresa o coaching ejecutivo es el proceso de acompañamiento que se da entre un coach (profesional que ejerce el coaching) y un coachee (persona que participa en un proceso de coaching para mejorar o cambiar algo en su ámbito profesional).
El coaching de empresa es por tanto un compromiso entre coach y coachee, mediante el cual el coach acompaña al coachee para que éste alcance su objetivo, y lógicamente ha de ser un objetivo que al coachee le sea difícil lograr por sí mismo; en definitiva, en un proceso de coaching, ambas partes, coach y coachee asumen un compromiso para que este último logre resultados extraordinarios en la esfera profesional del coachee.

El coaching parte de la premisa de que todas las personas tienen un potencial casi ilimitado para mejorar y alcanzar esos resultados extraordinarios, que la persona está completa, y el papel del coach es ayudar a que afloren las soluciones idóneas para el coachee, en un proceso en el que el coach hace preguntas relevantes y es el coachee quien debe encontrar sus propias respuestas. Una de las fuentes del coaching es la mayéutica de Sócrates, en el sentido de “sacar a la luz”, de manera que la persona alcance el conocimiento a través de sus propias conclusiones, con su capacidad.

¿Cómo se desarrolla un proceso de coaching?

Un proceso de coaching se inicia con una declaración de confidencialidad por parte del coach, imprescindible para la generación de confianza que debe presidir todo proceso de coaching. A partir del momento en que las condiciones en que se llevarán a cabo las sesiones de coaching están claras, el coach ayuda al coachee a definir su objetivo de la forma más clara posible, indagando y realizando todas las preguntas pertinentes para que este objetivo quede perfectamente definido.
El resto del proceso de coaching en la empresa se desarrolla en un número variable de sesiones (puede ser entre 6 y 10, en función del tipo de objetivo a alcanzar), en las que la herramienta principal del coach es la escucha, sin juicios, para comprender desde qué observador está viviendo el coachee el reto que quiere lograr, y acompañarle para que “saque a la luz” sus propias soluciones para alcanzar ese reto.

El coach ayuda al coachee a fundamentar sus juicios y distinguir estos de los hechos, con preguntas abiertas y tratando de identificar las creencias limitantes del coachee, es decir, aquellas creencias que le impiden emprender acciones cuyo resultado podría ayudarle a conseguir su objetivo (por ejemplo, si el coachee tiene la creencia limitante de que es incapaz de aprender inglés, y esta competencia es necesaria para lograr el puesto de trabajo que le ilusiona, difícilmente emprenderá acciones que le permitan alcanzar ese puesto).

En el proceso de coaching, por tanto, el coach acompaña al coachee para que este busque respuestas y acciones diferentes, cuestionando sus creencias limitantes, y llevándole a la visión de la situación ideal, para, desde esa visión ideal, reconstruir los pasos necesarios para llegar a ella. Le ayuda a encontrar nuevas opciones que antes no había considerado, ampliando su forma de observar las cosas.

La herramienta fundamental del coach es  la conversación,  basada como decíamos en la escucha, las preguntas poderosas y las distinciones (conceptos que tienen significados diferentes en función del observador que somos. alto nivel de auto exigencia, un error es un fracaso, en tanto que para otra puede ser una oportunidad para aprender).

ARTÍCULO DE REMICAEMPLEO.ES

Anuncios

2ª edición – Ciclo de Inteligencia Emocional

¿Te quedaste sin plaza en la primera edición? ¿No te encajaban las fechas o no pudiste asistir? Tanto si es así como si estás buscando crecer y desarrollarte personalmente, ¡es el momento! Aprovecha esta oportunidad e inscríbete en esta segunda edición.

Mejora tu autoestima, supérate, adquiere mayor seguridad en ti mismo y deja atrás obstáculos como el miedo, la timidez, la inseguridad o sentimientos de inferioridad.

imag_yo_pienso_positivo-01Descúbrelo en el Ciclo de Inteligencia Emocional de Escuela Comunicando. Un programa compuesto por seis talleres en los que trabajarás la relación contigo mismo y las relaciones con los demás.

¿Por qué es importante conocernos a nosotros mismos? imag_yo_reflexiono-01

Porque así tomamos conciencia de nuestras emociones y de los efectos que producen en nuestra vida, aprendemos las claves para valorarnos de forma adecuada, así como técnicas y herramientas para aumentar la confianza en nosotros mismos.

En los talleres trabajarás el fomento de la autoestima, la autoafirmación, el autoconocimiento y la gestión de las emociones.

También, aprenderás a definir cuáles son los valores más importantes para ti y para tu entorno, detectando posibles desajustes que actualmente están impidieimag_yo_me_acepto-01ndo tu felicidad.

¿Sabías que las personas más felices son aquellas que viven en consonancia con sus valores?

Además, aprenderás a defender tus derechos y a manejar un pensamiento y una actitud positiva, a expresar tus propios pensamientos y sentimientos, a saber decir que no, saber poner límites, hacer y recibir críticas sin entrar en conflicto, pedir cuando necesitemos, ofrecer a los que necesitan, llegar a acuerdos, autoafirmar los propios derechos, entablar conversaciones con desconocidos… Habilidades que no nos enseñan en el colegio, pero que son imprescindibles para establecer y mantener relaciones interpersonales satisfactorias.

Puedes consultar la información completa del Ciclo de Inteligencia Emocional en este enlace.

INFORMACIÓN E INSCRIPCIONES:

Escuela Comunicando

C/ Moncasi, 7

50006 – Zaragoza

976 213 987

comunicando@escuelacomunicando.com

www.escuelacomunicando.com