APRENDE A DECIR ¡NO!

¿Cuántas veces te ha pasado que has dicho “sí” cuando realmente querías decir “no”? Normalmente lo asociamos al compromiso y a lo que consideramos que es correcto. Por ejemplo, tu hermano te pide como favor que compres un regalo para tus padres, una amiga te pide que cuides de sus hijos o tienes que cuidar de un familiar por cuestiones de salud… Son muchas las situaciones en las que quizás nos sentimos forzados a obedecer y complacer a los demás para evitar una situación de conflicto. ¿Pero qué pasa con tu tiempo y con tu vida? Si esto es algo que te preocupa y te genera malestar, ¡tienes derecho a cambiarlo! Y no solo eso: también la responsabilidad de hacerlo.

En nuestros cursos de formación sobre asertividad, cuando explicamos que la responsabilidad y el poder de cambiar las cosas recaen en uno mismo, algunas personas reaccionan asombradas y les cuesta asimilarlo, puesto que creen que existen factores externos que influyen en sus decisiones. Y claro que existen, por supuesto que influyen, pero la última palabra, la decisión, siempre es de uno mismo.

decir-que-noNo es fácil decir que “no” cuando existe el riesgo de generar un conflicto o el hecho de que creamos que con nuestros actos alguien se sentirá herido. Pero, ¿Te has encontrado con personas en tu vida que te han dicho que “no”? Probablemente la respuesta es sí, y… ¿Qué ha sucedido? Pues seguramente esa persona se ha salido con la suya, ha conseguido lo que quería. ¿Por qué no puedes hacer lo mismo tú?

Y… ¿Cómo puedes hacerlo? Diciendo claramente lo que piensas, tratando a los demás con respeto, defendiendo tus derechos y siendo honesto al hablar. Empieza por las afirmaciones, créete con el derecho a defender tu opinión, a velar por tu tranquilidad y a sentirte seguro contigo mismo. No dejes que los demás te manipulen. Y recuerda que si lo hacen, es porque tú lo permites. En las relaciones interpersonales, es necesario empatizar con los demás; a la hora de expresar nuestra opinión hay que entender las necesidades del otro, pero eso no significa olvidar las tuyas.

A continuación te proponemos un sencillo ejercicio para comenzar a construir tu autoafirmación, que es la base de la autoestima y una herramienta fundamental para las personas que saben decir “no”. Coge un papel y un lápiz y escribe en letra clara y grande: “Tengo derecho a decir que no”, “Tengo derecho a hacer lo que yo quiera y no lo que los demás esperan de mí”. ¿Quieres añadir alguna frase de tu cosecha? ¡Hazlo! Escribe mensajes que te llenen de energía y convicción al leerlos y haz una lectura consciente de ellos todos los días a la misma hora durante, al menos, 21 días. Y dentro de 21 días, después de hacerlo, cuéntanos que ha sucedido.

¡Ánimo! Como decía Einstein, si lo puedes imaginar, lo puedes lograr.

“La felicidad se alcanza cuando lo que uno piensa, lo que uno hace y lo que uno dice están en armonía” Gandhi

Anuncios