¿ERES DE LOS QUE PIENSA EN NO PERDER O DE LOS QUE PIENSA EN GANAR?

Te voy a poner dos ejemplos para que pienses en qué lugar te posicionarías en cada caso, y así, saber si eres de los que piensa en no perder o por el contrario, piensas en ganar.

Mi marido y yo estamos pensando ir de vacaciones a Egipto este verano, aunque aún no lo hemos decidido. Egipto me fascina, debe ser un maravilloso lugar. Pero… me da miedo viajar tan lejos, con una cultura tan distinta, que me puedan robar… Por no hablar del dinero que hay que invertir en entre el vuelo y el crucero por el Nilo. Sin embargo, mi marido no para de decirme que estas experiencias solamente se viven una vez en la vida y que ahora es el momento ideal, nuestros hijos son mayores y siempre hemos querido hacer este viaje, que de todas las culturas se aprende y que ya llevaremos lo mínimo encima por si nos roban.

Hace tiempo que tengo una idea en mente que puede ayudar a aumentar las ventas exponencialmente, cuando hablo con mi jefe y le expongo mi idea, esta es su reacción: “Lo que me comentas parece interesante, pero los primeros seis meses nos supondrían pérdidas, debemos ser cautos, estamos en tiempos de crisis”. No llego a entenderle, le he justificado al detalle las ganancias que obtendríamos del cambio y ¡Aumentarían el doble! Así, nos quedaremos estancados…

¿Qué opinas? ¿Te ves identificado con alguno de los personajes?

Pensar en no perder alimenta los mensajes negativos, sin embargo, pensar en ganar nos acerca a una actitud positiva, aunque debas valorar más factores antes de tomar la decisión.

¡TÚ DECIDES! Si quieres cambiarlo… ¡DALE LA VUELTA!

448ec8893adc3de4fafe11bebae703b3

Anuncios

¿CUÁNDO FUE LA ÚLTIMA VEZ QUE HICISTE ALGO POR PRIMERA VEZ?

Zona_confort

Hoy es un día de esos que me da por reflexionar. Creo que todos tenemos de esos días, es una lástima que no compartamos siempre esas reflexiones internas… En fin, hoy me he hecho esta pregunta: ¿Cuándo fue la última vez que hice algo por primera vez? Después de hacer un repaso mental de mis últimos 12 meses, me he dado cuenta de que necesito algo nuevo… Necesito salir de mi zona de confort.

Habrás oído hablar en numerosas ocasiones de nuestra zona de confort, es ese lugar en el que nos sentimos como en casa, todo es conocido para nosotros y nos da seguridad. Puede que ya estés bien en ese lugar y no sientas la necesidad de experimentar cosas nuevas, de aumentar tu aprendizaje y de ampliar esa zona de confort. ¡No es mi caso! Si eres inconformista y lo que quieres es un cambio, te propongo un primer ejercicio que te ayudará a tomar la decisión.

Analiza tu situación actual. Con esto me refiero a reflexionar sobre tu estado actual en todos los ámbitos de tu vida: familia, amigos, salud, ocio, desarrollo personal, pareja, etc. Para un mayor análisis, piensa cuál es tu nivel de satisfacción en cada uno de ellos. Ponle una puntuación del 0-10, siendo 0 nada satisfecho y 10 totalmente satisfecho. Una vez hecho este análisis, ¿Por cuál quieres empezar? No necesariamente tenemos que empezar por el que tiene la puntuación más baja, piensa por cuál te apetece más.

Esta primera reflexión te ayudará a tomar conciencia de tu situación actual en todo los aspectos de tu vida, y a decidir en qué ámbito deseas se produzca un cambio.

No es una invención, es coaching: es un proceso para pasar de tu “estado actual” a tu “estado deseado”.

Tania Ruiz

 

TIPS PARA DESARROLLAR TU INTELIGENCIA EMOCIONAL

Nuestras acciones, decisiones, opiniones y nuestro comportamiento, se basan en una o varias emociones. Las personas emocionalmente inteligentes son aquellas que aprenden a identificar sus emociones y a gestionarlas para no convertirse en prisionero de las mismas.

¿Cómo puedes desarrollar tu inteligencia emocional? Antes de empezar, ten en cuenta que para gestionar las emociones se requiere esfuerzo, práctica y paciencia. Pero tranquilo, la buena noticia es que se puede lograr.

ALGUNOS PASOS PARA DESARROLLAR TU INTELIGENCIA EMOCIONAL

  1. IDENTIFICA TUS EMOCIONES. Cuando te suceda algo que te genere una emoción, párate y reflexiona sobre esa emoción y averigua su origen. Por ejemplo, puedo enfadarme con un amigo o sentir rabia porque no me ha llamado para salir a tomar una copa, pero la emoción de origen es la tristeza que siento ya que no me ha tenido en cuenta a la hora de planificar algo con los amigos. 
  1. NO JUZGUES / NO TE JUZGUES. Nos educan enseñándonos lo que está “bien” o “mal”. Las emociones son alertas sobre algo que está sucediendo, no las ignores por el mero hecho de que te hayan dicho que está mal sentir rabia, estar triste, tener miedo… Te será más útil comprenderlas para poder gestionarlas de forma que te proporcionen mayor bienestar, satisfacción y felicidad.
  1. RESPONSABILÍZATE. No busques la responsabilidad en los demás, los demás no son los que te provocan el enfado, te alegran el día o te hacen sufrir… Por supuesto que el entorno nos influye, pero recuerda que no son los acontecimientos los que te hacen sentir mal, sino tu forma de afrontarlos.
  1. ESCRIBE. Escribe tus emociones, lo que piensas y sientes, te ayudará a identificarlas, aceptarlas y/o modificarlas. Conseguirás ser consciente de lo que te sucede y aprenderás a conocerte mejor, es decir mejorarás el autoconocimiento.

Estas son algunas pautas que te ayudarán a desarrollar tu inteligencia emocional. No obstante, desarrollarla requiere tiempo y entrenamiento.

Si quieres saber más, en esta web encontrarás información de cursos muy prácticos de inteligencia emocional http://www.escuelacomunicando.com/inteligencia-emocional/