¿Querer es poder?

Cada vez estamos más rodeados de mensajes que nos dicen constantemente que para conseguir algo solo hay que desearlo mucho, que tu mente es un imán que atrae lo que deseas.

Por otro lado, se escuchan voces escandalizadas que opinan lo contrario, que por mucho que quieras conseguir algo, si las circunstancias no ayudan, no se puede.

El Coaching es una disciplina que consiste en acompañar a los clientes a que consigan sus objetivos. Es una herramienta pragmática, que sigue un método y que, para que sea realmente efectiva, tiene que estar facilitada por una persona preparada para ello. El coach parte de la idea de que sus clientes van a conseguir su objetivo, cree en ellos y vive el camino hacia la meta junto a ellos, proporcionándoles motivación, reconduciéndoles en caso necesario y gestionando su responsabilidad.

¿Qué significa esto? Pues que, efectivamente, las circunstancias no siempre son favorables, pero eso no quiere decir que supongan una excusa o una justificación para hacer algo. Claro que a veces es difícil y tirar la toalla es más fácil y aquí es donde es imprescindible querer algo de verdad para poder conseguirlo. Pero no solo quererlo: también perseverar a pesar de los posibles traspiés.

Querer mucho algo no es suficiente para lograrlo. También tienes que creer que lo puedes conseguir. Si crees que no puedes, difícilmente harás algo para lograrlo. Y por supuesto, es necesario que te responsabilices de los resultados, que hagas lo necesario para conseguirlo y que no bajes los brazos a la primera dificultad.

Por otro lado, si lo que quieres conseguir no depende de ti, puede que te estés desgastando en una lucha inútil que nunca te reporte fruto alguno. Por ejemplo, tú puedes desear con toda tu alma que alguien se enamore de ti, pero por mucho empeño que pongas, es posible que nunca lo consigas. Claro que podrás hacer cosas para que se fije en ti, puedes incluso trazar un plan estratégico para intentarlo, incluso puede que lo consigas, pero solo supone un porcentaje de posibilidades, el resultado no está totalmente bajo tu control. O puedes querer ganar una medalla de oro en un deporte. ¿Depende de ti? No al 100%. Por supuesto, puedes entrenar duro y hacer mucho esfuerzo por conseguirlo, pero puede haber más personas que también lo hagan y que la medalla sea para ellos.

Entonces, ¿querer es poder? No del todo, aunque es un buen comienzo. Cuando verdaderamente quieres algo, haces lo necesario para conseguirlo, es cierto. Pero, además, es necesario que tengas en cuenta algunos aspectos más, para no frustrarte o culpabilizarte por no haber conseguido los resultados necesarios:

  • La consecución del objetivo tiene que depender de ti al 100%
  • Tienes que creer que puedes conseguirlo. Si tienes alguna creencia limitante, es posible que necesites ayuda de un profesional que te ayude a cambiar de perspectiva
  • Asegúrate de que es un objetivo y no un deseo o un sueño. Especifica, ¿qué quieres conseguir exactamente?
  • Es imprescindible que sea algo que quieras para ti que todavía no tengas, expresado en positivo. Dejar atrás algo, deshacerte de algo que tienes en tu vida, no tiene por qué implicar la consecución de algo. Por ejemplo: “No quiero estar triste” no es un objetivo, es algo de lo que te quieres deshacer. “Quiero estar alegre”, sin embargo, sí es un objetivo, puedes definir qué es para ti estar alegre y buscar la forma de estarlo.
  • Cuidado con las justificaciones. Si eres de los que habla de circunstancias o de otros, puede que estés echando balones fuera y eludiendo responsabilidades. Tu vida es tuya, las circunstancias no te obligan, tú eliges. Eres más libre de lo que crees.

¿Y ahora qué piensas? ¿Puedes hacer más cosas de las que crees?