Los farsantes en el Coaching

“Me engañó varias veces. O tiene un trastorno de personalidad o es muy calculadora”. Claudia Stöckl, presentadora de la televisión pública austriaca ORF, define así a la psicóloga, o entrenadora mental como le gusta ser llamada, Marlene Krenn, que pasó por su programa Desayuna conmigo. “Le pregunté antes varias veces si de verdad era la entrenadora de Vettel y me decía que sí, que Sebastian no tenía problemas para ello, que quería promocionarla. Me sorprende su audacia para mentir a millones de espectadores”.

A sus 31 años, Krenn ha causado un gran revuelo en Austria y Alemania, especialmente desde que el propio Sebastian Vettel negara hace pocos días cualquier vinculación con esta profesional. “No conozco a esta mujer, nunca he hablado ni he tenido contacto alguno con ella”, señaló al diario Bild.

Ella, sin embargo, aseguraba haber ayudado al piloto en su superación personal, explicando que aconseja cómo competir con entrega y determinación absolutas y esa clase de mensajes de autoayuda clásicos. ‘Si algo es posible, ¿qué harías?’, es el mantra de su página web.

Es más, en las múltiples conferencias que ha realizado e incluso como pie de firma en correos electrónicos profesionales, se presentaba como entrenadora mental del piloto y, como dato biográfico estrella, ni más ni menos que entrenadora también de La Roja durante el Mundial de fútbol de Sudáfrica 2010. Y además entrenadora oficial, es decir, nombrada de alguna manera por alguien.

La RFEF no la conoce
Consultada la Federación Española de Fútbol al respecto, la noticia se acogió con estupefacción, ya que nadie tiene conocimiento de ello: “No conocemos de nada a esa señora ni supimos nada de ella en Sudáfrica”, es la respuesta que dan fuentes federativas consultadas por MARCA.

Otro de los deportistas supuestamente menzalizado es el ex esquiador Hermann Maier, un número uno en lo suyo, quien también afirma no conocerla. Y lo mismo con la multicampeona Lindsey Vonn. Todos números 1, todos campeones.

El anuncio de que los abogados de Sebastian Vettel se han puesto sobre el asunto, por si pueden iniciarse acciones legales contra ella, ha provocado un cambio en el discurso de Marlene. También la posibilidad de una sanción por práctica comercial sin permiso, que le puede costar una multa de 5.000 euros. Pero le siguen saliendo las cuentas porque con el cartel que tenía la psicóloga, su caché ascendía a 15.000 euros por conferencia, según los medios austriacos, y 1.400 euros por sesión de coaching.

De todas formas, Marlene eliminó rápidamente de su página en Internet las referencias a los grandes deportistas que supuestamente asesora y su rol público ha cambiado de farsante al de víctima de un falso Vettel que ha dado publicidad a todo: “Algún colega con poco éxito ha forzado estas intrigas, supongo que porque tengo mucho éxito, mis seminarios siempre están llenos mientras que a los de otros sólo se apuntan dos o tres”, afirma en una entrevista al diario Oberösterreichische Nachrichten. “Para mí es un caso cerrado”, subraya.

El falso email
Porque en realidad, ahora reconoce que nunca viajó en el avión privado de la estrella alemana, sino que siempre trabajó con él vía correo electrónico, a la dirección que ella entendía como real: s.vettel@gmx.ch. Según el equipo Red Bull, no es el del piloto y los teléfonos esgrimidos por Marlenne, que se enorgullecía de poseer, corresponden a hoteles de Barcelona y Nurburgring donde Vettel se alojó, pero hace tiempo. Así las cosas, cómo lograba hacer el entrenamiento con el piloto es ahora difícil de vislumbrar.

¿Y la selección española? Ella insiste en que es cierto. “No puedo dar nombres”, asevera, “pero con ellos he trabajado de forma individual. Estos jugadores han llevado mis pensamientos al equipo. Es normal trabajar por teléfono o por correo”, asegura. Sus colegas austriacos no tienen tan claro que se pueda ser entrenador personal por SMS, y menos sin hacer el curso de 750 horas que capacita para ello.

ARTÍCULO DE MARCA.COM

Anuncios