CÓMO TOMAR LAS RIENDAS DE TU VIDA

Ya hemos comentado en otros post la importancia de la responsabilidad en el coaching. Se trata de hacerte responsable de las situaciones, de lo que te ocurre y de lo que no te ocurre. Y a eso lo llamamos victimismo o protagonismo.

Ya en el siglo XIX, Kant defendía la idea de que somos libres. Sostenía que estamos sujetos a lo que nos han dicho que es moralmente correcto, de ahí que tengamos nuestras ideas sobre lo que se debe o no se debe hacer, según lo que hemos ido aprendiendo a lo largo de nuestra vida. A menudo ni siquiera cuestionamos si estamos de acuerdo con esas creencias: han quedado registradas en nuestras mentes y nos parecen tan naturales que damos por hecho que son “la verdad”. Por otro  lado, en ocasiones nos resulta más cómodo ser víctima de las circunstancias  que tomar las riendas de nuestra vida.

Hay quienes tienen una  actitud más reactiva, esperan a que las cosas sucedan (víctimas) y hay quienes tienen una actitud proactiva, es decir, hacen para que las cosas sucedan (protagonistas).

Te propongo que contestes a algunas preguntas y así podrás chequear tu grado de protagonismo en tu vida:

SITUACIÓN

OPCIÓN A

OPCIÓN B

Me gustaría quedar más veces para salir

Espero a que me llamen

Llamo yo
Me gustaría ascender en mi empresa

Espero a que mi jefe se dé cuenta de que me lo merezco

Tengo una conversación con mi jefe

Me gustaría hacer más deporte

No tengo tiempo, me resulta imposible

Organizo mi tiempo y trazo un plan de acción específico

¿Has contestado la opción B? ¡Felicidades! Tu actitud es proactiva y es muy probable que consigas lo que te propongas. Eso te aportará confianza, satisfacción y motivación.

¿Has contestado la opción A? ¡Tú también puedes obtener esa satisfacción y aumentar tu confianza y tu motivación! Solo tienes que elaborar una frase siguiendo esta estructura:

“YO quiero conseguir… y para eso YO voy a hacer…”

Te sorprenderá lo fácil que es conseguir algunas cosas simplemente cambiando tu actitud. Puede que haya otras que no salgan a la primera. Si eso es así, solo tienes que seguir responsabilizándote del resultado, actuando con paciencia y perseverancia hasta que lo logres. Y recuerda: el cambio se tiene que dar en ti, no en el entorno, de ahí la importancia de que cuando elabores tus frases empiecen por “Yo quiero, yo voy a hacer…”

Cree en ti, cuídate, mímate y empieza a tomar las riendas de tu vida 🙂Pincha aquí para saber dónde puedes trabajar la motivación y el pensamiento positivo.

Anuncios

Pautas para defender tu punto de vista

En ocasiones puede suceder que pienses diferente a la mayoría, o a una persona que desempeña un papel importante en tu vida, que quieras hacer una crítica o manifestar tu punto de vista y no sepas cómo hacerlo o no te atrevas. Puede ser que pienses que da igual, que no era tan importante, pero no defender tus derechos tiene sus consecuencias. Es como un círculo vicioso:

defender tus derechos

 

Para evitar estas consecuencias y conseguir paz interior y bienestar emocional, empieza a defender tus derechos. ¿Cómo? Siguiendo estos pasos:

  1. Vigila tu diálogo interno. ¿Qué te dices sobre la situación? Escríbela y observa cuántas palabras son objetivas y cuántas son subjetivas y suponen un juicio.
  2. Piensa lo que tú quieres y lo que tú opinas sobre la situación y escríbelo. Léelo y contesta a la siguiente persona: ¿Estás en tu derecho de expresarlo? Escríbelo y repítelo en voz alta todas las veces que haga falta hasta que estés plenamente convencido.
  3. Busca la forma de expresarlo, respetando el derecho de los demás a tener su punto de vista.

I love me

 

Para lograr resultados, actúa con paciencia y perseverancia. Trabajar ajas estos pasos a diario hará que crezca tu autoafirmación y cada vez te sientas mejor. ¡Ánimo!

Descubre más en www.escuelacomunicando.com

La importancia del autoconocimiento

Decía Aristóteles que conocerse a sí mismo es el principio de toda sabiduría.

Pero conocerse bien lleva tiempo y es un proceso constante, que probablemente no acabe nunca.

Durante los cursos de inteligencia emocional, en los que enseño a los alumnos un montón de filtros a través de los cuales procesamos la información y nos pueden servir como predictores de nuestro comportamiento, es frecuente observar cómo muchas personas identifican en esos filtros a los demás casi siempre y a sí mismos únicamente en algunas ocasiones.

Hacer un poco de introspección de vez en cuando es un acto de valentía y además un ejercicio muy recomendable.

A medida que avanzamos en el proceso de autoconocimiento, los beneficios van en aumento:

  • Nos resulta más fácil tomar decisiones
  • Sabemos qué hacer para acceder a estados emocionales positivos
  • Sabemos qué evitar para conectar con emociones negativas
  • Aprendemos a definir nuestros objetivos con más claridad
  • Generamos más opciones para alcanzar nuestras metas
  • Somos más efectivos y más productivos
  • Tenemos más claras nuestras fortalezas
  • Aumenta nuestra capacidad de aprendizaje
  • Vamos dejando atrás el victimismo, tomando las riendas

En definitiva, somos más felices y obtenemos una mayor satisfacción vital.

Para empezar, puedes ir respondiendo a las preguntas que te planteo a continuación. Cuantas más respuestas conozcas, mayor es tu autoconocimiento. No te preocupes si todavía no tienes algunas respuestas, con el tiempo tendrás cada vez más. Y si quieres acelerar el proceso y ganar en autoconocimiento más rápidamente, puedes formarte en inteligencia emocional.

Como te decía, puedes comenzar contestando a estas preguntas:

  • ¿Conoces el vínculo entre tus sentimientos, tus pensamientos, tus palabras y tus acciones?
  • ¿De qué manera influyen tus emociones, pensamientos y sentimientos en tu rendimiento?
  • ¿Cuáles son tus valores fundamentales?
  • ¿Qué relación existe entre tus valores y tus decisiones?
  • ¿Cuáles son los principales filtros por los que procesas la información?
  • ¿Cuáles son tus fortalezas y cuáles no?
  • ¿Qué te encanta hacer?

Un magnífico primer paso es comenzar respondiendo a estas preguntas y planificar tu autoconocimiento con aquellas respuestas que todavía no tengas.

Y sobre todo, obsérvate, escúchate, siéntete, conecta contigo mismo y sé protagonista de tu vida.

Para conocer más sobre el tema: http://www.escuelacomunicando.com/inteligencia-emocional/

Decir sí cuando quieres decir no

Una de las dificultades con las que se encuentran muchas personas a la hora de relacionarse con los demás es que no saben decir que no ante las peticiones ajenas.

Son varias las causas por las que algunas personas no se atreven a decir que no: porque se sienten inseguras, porque viven en un entorno que se comunica mediante manipulación emocional, porque temen que se enfaden con ellos, porque quieren quedar bien con todo el mundo… Resultado: Dicen sí cuando quieren decir no.

Si tú eres de los que hacen esto, te pueden ocurrir dos cosas:

  1. Que tengas sentido del compromiso y cumplas con tu palabra. Entonces te verás a menudo haciendo algo que no quieres hacer, dejando de cumplir tus objetivos para cumplir los de los demás, con el consiguiente debilitamiento emocional: puede que sientas frustración, rabia, enfado, tristeza… y estarás alimentando todavía más tus inseguridades y, por tanto, aumentando las posibilidades de que la próxima vez vuelvas a actuar igual. Puede ocurrir también que creas que, puesto que tú dices “sí”, los demás te deben algo, te estás “mereciendo” el sí ajeno y si luego otra persona te dice que no ante una petición, esa rabia y esa frustración se multipliquen.
  2. Que no tengas sentido del compromiso y que la palabra dada para ti no signifique cumplimiento. Solo has dicho “sí” para quitarte el asunto de encima. Crees que de esa manera estás quedando bien. Pero, ¿te has parado a pensar las consecuencias de actuar así? Un “sí” es una promesa, lleva inherente el cumplimiento de una acción. Por lo tanto, cuando digas “sí” a alguien, esa persona estará esperando que hagas algo que, si luego no haces porque en realidad solo has querido quedar bien en el momento y no le has dado importancia al hecho de decir “sí”, va a minar la confianza que esa persona tenga en ti.

Saber decir que no

Para que las relaciones sean de calidad y para que los demás confíen en ti, es fundamental que tus palabras y tus hechos coincidan. Se llama integridad. Si tus palabras son mejores que tus hechos, puede que quedes bien en el momento, pero a medio y largo plazo, la gente no confiará en ti ni te tomará en serio.

Como siempre, tú decides: ¿Qué quieres hacer a partir de ahora?

¡Quiero tener carisma!

Todos conocemos personas que nos encantan, nos hacen sentir bien, queremos escucharles y estar a su lado. Sentimos admiración y respeto por ellos, nos parecen simpáticos y nos interesa su criterio. Son las personas carismáticas.

Podemos pensar que se trata de un don con el que han sido dotados genéticamente, sin embargo son habilidades que se pueden aprender y desarrollar.

Estas son algunas características de las personas carismáticas:

  • Tienen interés genuino por los demás. Eso implica desarrollar la empatía y escuchar activamente a los otros, dejando de un lado las propias opiniones y haciendo un esfuerzo por entenderles.
  • No piensan demasiado en el qué dirán. Las personas carismáticas se centran sobre todo en sus objetivos, tienen en cuenta a los demás y les tratan con respeto, pero priorizan ante todo sus propias decisiones, asumiendo las consecuencias y aceptando que es posible que no gusten a todo el mundo.
  • Se centran en las soluciones, nunca en los problemas. ¿Hay algo que no ha salido como esperabas? Eso nos pasa a todos, la diferencia está en la forma de afrontar esas situaciones. Centrarse en cómo solventarlas en lugar de quedarte rumiando los problemas es una forma de pensamiento positivo. Y esa positividad se transmite. ¿Qué prefieres? ¿Tener a tu lado alguien quejoso o victimista o a alguien positivo y sonriente, a pesar de que no todo sea perfecto?
  • Reconocen los méritos de los demás. Las personas con carisma reconocen las fortalezas en los demás y no tienen reparos en hacérselo saber. Disfrutan de los triunfos ajenos y saben reconocer los méritos de otros.
  • Muestran seguridad en sí mismos a través del lenguaje verbal, no verbal y paraverbal. Su comunicación es coherente, su voz suena cercana pero firme, al igual que su expresión corporal y el contenido de sus mensajes.
  • Tienen credibilidad. Cuentan con la confianza de los demás, ya que muestran integridad y visión de futuro.

post carisma

Pero ¿cómo conseguir desarrollar todas estas habilidades? No se trata de “hacer fuerza” para caer bien, ni fingir ser quien no eres. Las personas carismáticas suelen ser emocionalmente inteligentes. Tú también puedes desarrollar tu inteligencia emocional y convertirte en una persona carismática y con grandes habilidades sociales. ¡Puedes empezar ya mismo! Pero recuerda que desarrollar una habilidad requiere esfuerzo y perseverancia. No basta con querer, también tienes que ponerte manos a la obra. Puedes empezar por leer a Goleman, por ejemplo, poner empeño en escuchar más a los demás o apuntarte a un curso de inteligencia emocional. ¡A por ello!

¿Para qué sirve desarrollar la Inteligencia Emocional?

Daniel Goleman decía : “si no controlas tus habilidades emocionales, si no tienes conciencia de ti mismo, si no eres capaz de controlar tus emociones estresantes, si no puedes tener empatía y relaciones efectivas, entonces no importa lo inteligente que seas, no vas a llegar muy lejos”. Sigue leyendo

Todo me pasa a mí. El esclavizante mundo del victimista.

El victimismo o victimización es la tendencia de una persona a considerarse víctima o a hacerse pasar por tal. Una víctima es quien sufre un daño personalizable por caso fortuito o culpa ajena. (Definición por Wikipedia).

Podríamos decir que la persona “victimista” es la que se encuentra en un rol de víctima. Todos, en algún momento de nuestra vida hemos asumido ese rol por circunstancias ajenas o elegidas de forma inconsciente. ¿Pero qué pasa cuando ese rol se vuelve permanente?

A continuación, te explicamos algunas características de las personas con victimismo crónico.

  1. NO ASUMEN LA RESPONSABILIDAD.

Buscan continuamente culpables, nada de lo que sucede es consecuencia de sus actos, casualmente siempre se rodean de malas personas que buscan fastidiarles como sea. En definitiva, los demás son siempre los culpables, no tienen sentido de autocrítica.

  1. DISTORSIONAN LA REALIDAD.

Como consecuencia de lo anterior exageran y deforman la realidad desde un punto subjetivo. Siempre defendiendo su inocencia y exagerando la falta de consideración de los demás.

En este sentido, no solo distorsionan lo negativo, también lo positivo. Lo bueno que les sucede también es por causas ajenas. No obstante, tienden a acomodarse en el pesimismo.

  1. SE ENCUENTRAN CÓMODOS EN ESE ROL.

Es más fácil ver los problemas que enfrentarse a las circunstancias y buscar soluciones. De forma inconsciente, después de tanto entrenar el pensamiento negativo, se encuentran en su zona de confort. Y… ¿A quién no le cuesta salir de esa zona?

  1. GRANDES ESTRATEGAS.

Buscarán la estrategia adecuada para hacerte sentir culpable si eres partícipe de esa situación. Buscan el chantaje emocional y saben cómo hacerlo. Y todo, con una finalidad: llamar la atención y sentirse especial.figure-552117_960_720

Una persona “victimista” es una persona tóxica. Si puedes eliminarla de tu vida mejor, pero si no puedes, al menos identifícala, no caigas en su manipulación y no entres en su mismo rol.

Más información sobre cómo lidiar con personas tóxicas o como liberarse del victimismo en www.slccoaching.com

Y si lo que quieres es aprender a lidiar con personas tóxicas o salir de ese victimismo… ¡apúntate a nuestros Talleres de Inteligencia Emocional!

ENTENDER EL “MAPA” DE LOS DEMÁS

Cuántas veces hemos oído “Es que no entiendo cómo puede pensar eso”, “No logro entender lo que pasa por su mente”, “No me parece lógico lo que hace”, etc., etc. ¿Te suena, verdad? En algunas ocasiones, esos han sido tus pensamientos hacia los demás y en otras, es lo que han pensado otras personas de ti.

Cuando hablamos de entender el mapa de los demás, nos referimos a comprender el conjunto de pensamientos, vivencias y sentimientos que pueda tener otra persona. Cada uno tiene su propio mapa y las divergencias suelen surgir cuando éstos chocan. Nos resulta difícil leerlos e interpretarlos. Piensa que no existe una realidad absoluta, para ti tu mapa es tu realidad y para la otra persona el suyo.

mapaspersonales
¿Cómo entender el mapa de otra persona? Te daremos la clave fundamental y primordial para entender a los demás: Se trata de ESCUCHAR sin JUZGAR. Esto significa eliminar cualquier pensamiento juicioso de tu mente cuando alguien te exponga supunto de vista. Es decir, mientras la otra persona habla no estés pensando lo que harías tú en su lugar, o que no compartes en absoluto su visión, la respuesta que le vas a dar mientras o el significado que tiene para ti lo que está diciendo…

Ponte en el lugar de la otra persona. Escucha sin juzgar.

Escucha de forma activa, con todos tus sentidos, detectando palabras clave, preguntando lo que no te ha quedado claro y observando su comunicación. Es un proceso lento. El primer paso es ser consciente de que estás emitiendo juicios para poder evitarlos; el segundo, ser constante.

Te invitamos a que lo pruebes. Además, la otra persona se sentirá escuchada y no juzgada. No pasa nada si su mapa es muy distinto al tuyo, se trata de comprenderlo, aunque no lo compartas.

“Las tres cuartas partes de las miserias y malos entendidos en el mundo terminarían si las personas se pusieran en los zapatos de sus adversarios y entendieran su punto de vista» Mahatma Gandhi

Si quieres saber más sobre empatía, desarrollo personal, inteligencia emocional y coaching, visítanos: SLC coaching

SOBREVIVE DICIENDO LO QUE PIENSAS

Ser asertivo significa reconocer nuestros derechos y aprender a defenderlos respetando a los demás. De esta forma reforzamos nuestra autoestima y la confianza en nosotros mismos.

Entre otras cosas, somos capaces de decir lo que pensamos tratando a los demás con respeto. Para “sobrevivir” diciendo lo que piensas, debes hacerlo desde un estilo asertivo.

Estas son las características de una persona asertiva:hatena-1184896_960_720

  1. Se siente libre de manifestarse.
  2. Se comunica con conocidos y extraños.
  3. No se espera a que las cosas sucedan.
  4. Se respeta a sí mismo.
  5. Conoce sus virtudes.
  6. Acepta sus errores.
  7. Sabe que unas veces se gana y otras se pierde.
  8. Pase lo que pase, conserva su autoestima.

Y tú… ¿Eres asertivo/a? Si echas de menos alguna de estas características en ti, ¿por cuál quieres comenzar?

Empieza a defender tus derechos, a expresar tu opinión y a lograr tus objetivos. Sin juzgarte, sin juzgar a los demás y tomando conciencia de que tú eres el/la responsable de tu vida y tu felicidad. ¡Puedes empezar ahora mismo!

Y para darte un empujoncito, echa un vistazo a este taller: “Aprende a defender tus derechos” http://www.escuelacomunicando.com/inteligencia-emocional/ en el  que descubrirás las claves para ser asertivo y empezarás a ponerlas en práctica.

 

¿ERES DE LOS QUE PIENSA EN NO PERDER O DE LOS QUE PIENSA EN GANAR?

Te voy a poner dos ejemplos para que pienses en qué lugar te posicionarías en cada caso, y así, saber si eres de los que piensa en no perder o por el contrario, piensas en ganar.

Mi marido y yo estamos pensando ir de vacaciones a Egipto este verano, aunque aún no lo hemos decidido. Egipto me fascina, debe ser un maravilloso lugar. Pero… me da miedo viajar tan lejos, con una cultura tan distinta, que me puedan robar… Por no hablar del dinero que hay que invertir en entre el vuelo y el crucero por el Nilo. Sin embargo, mi marido no para de decirme que estas experiencias solamente se viven una vez en la vida y que ahora es el momento ideal, nuestros hijos son mayores y siempre hemos querido hacer este viaje, que de todas las culturas se aprende y que ya llevaremos lo mínimo encima por si nos roban.

Hace tiempo que tengo una idea en mente que puede ayudar a aumentar las ventas exponencialmente, cuando hablo con mi jefe y le expongo mi idea, esta es su reacción: “Lo que me comentas parece interesante, pero los primeros seis meses nos supondrían pérdidas, debemos ser cautos, estamos en tiempos de crisis”. No llego a entenderle, le he justificado al detalle las ganancias que obtendríamos del cambio y ¡Aumentarían el doble! Así, nos quedaremos estancados…

¿Qué opinas? ¿Te ves identificado con alguno de los personajes?

Pensar en no perder alimenta los mensajes negativos, sin embargo, pensar en ganar nos acerca a una actitud positiva, aunque debas valorar más factores antes de tomar la decisión.

¡TÚ DECIDES! Si quieres cambiarlo… ¡DALE LA VUELTA!

448ec8893adc3de4fafe11bebae703b3